El Papa se despide de Cuba con un agradecimiento al pueblo por hacerlo sentir como en casa

Su Santidad agradeció en la Catedral santiaguera la acogida de cubanas y cubanos durante esta visita apostólica. Foto Granma

La Habana, 22 sep (RHC) El Papa Francisco, en su despedida, agradeció al pueblo cubano por hacerlo sentir como en familia durante los días que duró su visita.

El Pontífice, al visitar la catedral santiaguera, se dirigió a las familias cubanas y dijo que ellas saben recibir, saben acoger al visitante y lograr que este se considere en casa.

"Estamos en familia. Y cuando uno está en familia se siente en casa. Gracias familias cubanas, gracias cubanos por hacerme sentir todos estos días en familia, por hacerme sentir en casa. Este encuentro con ustedes es como la frutilla de la torta", dijo, refiriéndose a la "cereza del pastel".

Más adelante advirtió que sin familia y sin el calor del hogar la vida se vuelve vacía, comienzan a faltar las redes que sostienen en la adversidad, alimentan en la cotidianidad y motivan la lucha para la prosperidad.

Aseguró que la familia salva de dos fenómenos actuales: la fragmentación (la división) y la masificación. En ambos casos -insistió- las personas se transforman en individuos aislados fáciles de manipular y de gobernar.

Sostuvo que las sociedades divididas, rotas, separadas o altamente masificadas son consecuencia de la ruptura de los lazos familiares; cuando se pierden las relaciones que constituyen como personas y enseñan a ser personas.

Según el Papa la familia es escuela de humanidad, que enseña a poner el corazón en las necesidades de los otros, a estar atento a la vida de los demás.

"A pesar de tantas dificultades como aquejan a nuestras familias, no nos olvidemos de algo, por favor: las familias no son un problema, son principalmente una oportunidad. Una oportunidad que tenemos que cuidar, proteger, acompañar", estableció.

Constató que mucho se discute sobre el futuro, sobre qué mundo queremos dejarle a los hijos y qué sociedad se quiere para ellos.

"Creo que una de las posibles respuestas se encuentra en mirarlos a ustedes: dejemos un mundo con familias. Es cierto, no existe la familia perfecta, no existen esposos perfectos, padres perfectos ni hijos perfectos, pero eso no impide que no sean la respuesta para el mañana", precisó.

Tras el encuentro con las familias, el líder católico se dirigió al aeropuerto internacional "Antonio Maceo" donde abordará el vuelo con destino a Washington.

(Agencias)

© Foundation for Sustainability and Peacemaking in Mesoamerica

  • 512.922.5931
  • 1501 Lisa Rae Drive
  • Round Rock, TX
  • 78665