¿CUÁL ES LA RUTA?

Ante esta pregunta sumamente cuestionadora en las difíciles circunstancias políticas que vive Honduras una respuesta vaga, acalorada o poco meditada es un altísimo riesgo para la Juventud Indignada que pretende alcanzar un nuevo país y un futuro promisorio. La verdad es que con las libertarias antorchas de los jóvenes y ciudadanía indignadas se puede lograr mucho o poco, lo superfluo o lo trascendental, todo depende de la inteligencia, madurez, patriotismo y capacidad de decisión y compromiso que tomen los jóvenes, mujeres y hombres, que viéndolo bien representan toda una fuerza vital, más del 65% de la población hondureña. De lo que sí estamos seguros, aunque esto no es lo más prioritario, ni lo ideal, es que el próximo proceso electoral lo gana cualesquiera de las dos corrientes nuevas, LIBRE o PAC, ese es nuestro ligero razonamiento. Lo de la reelección del “Hitler hondureño” es cosa juzgada. Pero la pregunta de oro para la esforzada y sufrida muchachada despojada de todo bienestar social por parte del bipartidismo, es ¿de qué les serviría amados jóvenes que un partido de la democracia burguesa gane unas elecciones si el Estado de Derecho ha tocado fondo y la institucionalidad está colapsada, en detrimento del futuro de la niñez y juventud?

Y nadie debe hacerse la idea que Juan Orlando Hernández, JOH, es indiferente ante lo que acontece, al contrario, todas sus últimas acciones demuestran lo aflojado y untado que está, lo que se merece por ser un traidor de la Patria.

Los indignados rechazan las mismas cabezas de la oposición política de los partidos LIBERAL, LIBRE, PAC y PINU, así como de “honorables personajes” de la mal llamada sociedad civil y de iglesias protestantes y católicas que le hacen el juego a JOH y que han sido desautorizados para ser los voceros de la Juventud Indignada.

Estamos completamente de acuerdo con lo que plantean los jóvenes que todo lo nefasto que vive la sociedad hondureña es culpa únicamente de los vejestorios trogloditas de los siete partidos actuales, militares, empresarios e iglesias que son los causantes de este caos que vive la nación. Aquí ni LIBRE, ni el PAC se libran por la actitud antipatriótica desplegada por sus miembros en el Congreso Nacional.

Aunque en esto sugiero respetuosamente a los Indignados que ni los mayores acusemos a los jóvenes de inmaduros e irresponsables, ni los jóvenes nos estigmaticen a todos los mayores como inútiles. Lo correcto por el bien patrio es mantener un equilibrio y respeto entre ambas generaciones siempre y cuando no exista corrupción en alguna de las partes.

Indudablemente que los más embarrados vejestorios son aquellos que dentro del poder gubernamental han mamado toda la vida del Estado y se han corrompido tanto durante los últimos 35 años, como también antes, los que hicieron maridaje con los gobiernos militar-bipartidistas.

Da asco escuchar a momias políticas de la catadura de Oswaldo Ramos Soto, Mauricio Villeda, Ólban Valladares, Jorge Arturo Reina, Ernesto Paz, Rafael Leonardo Callejas, Romeo Vásquez Velásquez, Augusto Cruz Asensio, Billy Joya, Marvin Ponce, Jorge Illescas, Edwin Pavón, Vilma Morales, German Leitelar V. entre un montón de politiqueros de siete suelas de los siete partidos vigentes, pretendiendo dar cátedra de moral, patriotismo y de defensa de la Ley cuando ellos se han confabulado en actos indignos de lesa patria y lesa humanidad contra la población y el Estado siempre atentado contra su misma democracia burguesa. Lo mismo podríamos decir de tantos dirigentes magisteriales y sindicalistas obreros y campesinos carcomidos por la corrupción pretendiendo dar clases de civismo y ética. Nos cuestionamos, además, sobre si es correcta la actitud de personas aparentemente probas como Edmundo Orellana Mercado, ex Fiscal General que nunca envió a ninguno de los golpistas militares de los años 60-70 a la cárcel o a los saqueadores de la CONADI,CORFINO etc. o ¿Rafael Leonardo Callejas le dejó amarradas las manos?, pero usted nunca lo ha dicho públicamente; a Julieta Castellanos que violentó la Ley universitaria de la UNAH para reelegirse y ser represora de los estudiantes con el consentimiento de JOH; Hugo Noé Pino que nunca fue capaz de detener la caída del Lempira cuando él como funcionario del BCH no aplicó debidamente las leyes o no hicieron las cosas favoreciendo los intereses de la nación y del pueblo. Indudablemente este listado es infinito. De todo esto nos acusan los jóvenes indignados a los mayores al decirnos: “ustedes son los causantes de todo este desastre y caos del país”. Muy cierto, unos por acción y otros por omisión.

Pero es bueno también dejar claro el mensaje de que nadie dentro de los indignados está en contra de que los partidos políticos de Honduras, incluyendo los nacionalistas, que no todos son cachurecos, o la “oposición”, participen en las Caminatas de las Antorchas, lo que se cuestiona es que lleguen a las caminatas a hacer campaña política “a favor de”, del color que sean. Se tiene la mayor claridad, sin duda, que las Caminatas de los Indignados, son políticas. Este es un movimiento sin color específico de los dolidos por la Patria. Estamos seguros que todos hemos visto en las caminatas corruptos reconocidos de toda calaña, no sólo del erario público, de cooperativas, ongs, sindicatos, sistemas de previsión, colegios profesionales, etc. etc., todavía pueden hacerlo descarados mientras el pueblo no los acorrale, a todos se les tiene identificados y poco a poco se desvelará el manto.

El vanguardismo, compañeros y compañeras, debe dejarse a un lado, el único protagonista debería ser el pueblo; lo que sí debería hacerse es dinamizar creativamente y refrescar estas caminatas y buscar objetivos mínimos de coincidencia, entre 5 y 10 puntos, más nos atomizarían, en coordinación con todos los movimientos surgidos en el país. Más de 5 caminatas cansarán al pueblo indignado y el único beneficiado será JOH y la pacotilla de asaltantes.

Lo que percibimos y nos parece correcto en estos momentos, según lo que he escuchado en algunas reuniones de indignados es: a) continuar con la solicitud de la CICIH, pero como una exigencia del pueblo, no como un favor de la embajada de los Estados Unidos. La soberanía popular no se negocia. No debemos olvidar que ya el Departamento de Estado de EEUU dijo que no permitirá la destitución del presidente guatemalteco, también señalado por corrupción, Otto Pérez Molina por parte de la CICIG, además de que JOH es el bebé consentido de los EEUU y su renuncia sólo se logrará con presión popular; b) Nadie está opuesto al diálogo, pero la igualdad de condiciones es indispensable para que exista diálogo, en base a las siguientes exigencias: 1) El diálogo ha de ser “nacional e incluyente” y con reglas del juego definidas por todos los sectores involucrados; 2) Debe centrarse en el latrocinio perpetrado en el seguro social, IHSS, y la participación que tuvieron en este ilícito penal la cúpula del Partido Nacional; 3) La reorganización del sistema de justicia, que incluye la separación o renuncia de los Fiscales Generales actuales y la creación de un mecanismo de sociedad civil de los indignados que vigile la próxima elección de los y las magistrados de la Corte Suprema de Justicia; 4) la renuncia de JOH y, 5) convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.

Para concluir, sugerimos al pueblo movilizado, no ser tan exigentes con la Juventud Indignada, es un grupo demasiado heterogéneo, diverso y complejo para satisfacer todas las inquietudes y necesidades de una nación enferma desde el surgimiento del bipartidismo, hace 125 años, ni repetir los errores sucedidos en los países del norte de África con la ¨primavera árabe¨ que terminaron en crueles dictaduras por dejarse engañar por el imperio y sus vasallos.

Entonces, ¿Cuál es la ruta?, nadie lo duda, sacar a JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ ALVARADO que es el actor y autor principal de toda esta crisis institucional y el cerebro principal del despojo de la Patria, Estado, Nación o como usted le quiera llamar.

17 de junio 2015.

© Foundation for Sustainability and Peacemaking in Mesoamerica

  • 512.922.5931
  • 1501 Lisa Rae Drive
  • Round Rock, TX
  • 78665